lunes, 9 de junio de 2008

Científicos y economistas de cabecera recomiendan encarecidamente cortes de las emisiones de carbono

En una carta abierta publicada hace unas semanas, líderes científicos americanos y economistas instaron a los políticos de los Estados Unidos a que hagan cortes profundos en las emisiones de gases de invernadero. La acción llega una semana antes de que el senado debatiera un proyecto de ley sobre el cambio climático.
"Llamamos a los líderes de nuestra nación a establecer rápìdamente e implementar políticas que lleven a reducciones profundas de las emisiones que hacen que aumente el calentamiento global", dice la carta, cuyos 1700 firmantes incluyen a seis ganadores de Premios Nobel y 31 miembros de la Academia Nacional de Ciencias. "Basándonos en la ciencia sobre el cambio climático nos compete avisar a la nación sobre el riesgo creciente de consecuencias irreversibles en la medida en que las temperaturas promedio continúen incrementándose".
“Existe un gran consenso en que tenemos que hacer algo para reducir las emisiones que causan el calentamiento global”, dijo James McCarthy, presidente de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia y uno de los autores de la declaración. “Ahora mismo el debate es sobre cuanto necesitamos cortar. El hecho de que tantos científicos y economistas hayan dicho lo que piensan y firmado esta carta debe dar a los legisladores la confianza de que podemos evitar serios impactos de la adversidad del clima”.
Además de McCarthy, entre los autores de la declaración están Mario Molina, ganador del Premio Nobel de química; Meter Frumhoff, director de ciencia y política de la Union of Concerned Scientists (UCS) y autor principal de un Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC); Stephen Schneider, climatólogo de la Universidad de Stanford y miembro de la Academia Nacional de Ciencias (NAS); y Geoff Heal, economista de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia.
La declaración apunta que actuar rápidamente para cortar la contaminación que provoca el calentamiento global sería la forma más efectiva en cuanto al coste de limitar el cambio climático. Si los Estados Unidos retrasa la toma de medidas, los cortes futuros serían más drásticos y mucho más costosos. Esos costes vendrían además del incremento del coste de adaptarse a un cambio climático mayor. En cambio, la declaración dice que las estrategias de reducción rápidas podrían permitir que crezca la economía, generar nuevos puestos de trabajo, proteger la salud pública, y reforzar la seguridad energética.
La declaración concluye que los Estados Unidos debe reducir la contaminación que causa el calentamiento global “en el orden del 80 por ciento por debajo de los niveles del 2000 para el 2050” y que el primer paso debe ser las reducciones de un 15 al 20 por ciento por debajo de los niveles del 2000 para el 2020. La declaración hace un llamado a los Estados Unidos a ser un ejemplo y unir a las naciones para enfrentarse al reto climático.
El economista de la Universidad de Columbia, Heal, dijo que el coste de no actuar a la larga será mayor que el coste de abordar el cambio climático. Los costes de cortar las emisiones a niveles seguros podrían estar entre un 1 y un 2 por ciento del producto doméstico bruto (GDP), dijo, mientras que los costes de permitir que el cambio climático prosiga sin batirse podrían estar en el orden del 10 al 20 por ciento del GDP.
Heal ve el reto de reducir las emisiones que provocan el calentamiento global como una oportunidad económica. “Limitar las emisiones que provocan el calentamiento global es una gran inversión”, dijo. “Cuando comparas el coste de actuar con el coste de no actuar, cortar las emisiones podría dar al mundo un retorno de 10 a 1. Esto es atractivo hasta para un capitalista de riesgo”.
El proyecto de ley fue debatido en la semana siguiente de la declaración. El punto más caliente del debate fue el impacto económico. Los que proponen el proyecto anuncian una postura fuerte contra el cambio climático, que incluye el corte de las emisiones de dióxido de carbono en un 71 por ciento por debajo de los niveles del 2005 para el 2050.
Fuentes:

1 comentario:

CGT dijo...

Espero que sean lo suficientemente listos para hacer caso.

La política no siempre esta asociada con esa clase de inteligencia relacionada con la que los científicos usan en su trabajo.

Esperemos que la clase de motivos que los politicos pueden entender sean lo soficientemente visibles para ellos para que llegen a la misma conclusión por su propio camino.

A fin de cuentas, con distintos pasos se recorre los mismos caminos para llegar al mismo fin.

Espero que al final lo bueno llegue por un camino u otro.

Un cordial saludo