martes, 21 de abril de 2009

Catalanes y vascos los mejores cocineros del mundo

Adrià y Roca colocan sus cocinas entre las cinco mejores del mundo

Mugaritz, cuarto, y Arzak, octavo, completan la hegemonía catalana y vasca entre la élite culinaria

El Celler de Can Roca asciende al quinto puesto y El Bulli es primero por cuarta vez consecutiva

Ferran Adrià, en la cocina de El Bulli preparando uno de sus platos. Foto: ARCHIVO
Ferran Adrià, en la cocina de El Bulli preparando uno de sus platos.

BEGOÑA ARCE
LONDRES

La crítica internacional ha encumbrado la cocina de vanguardia catalana y vasca. Cuatro restaurantes figuran entre los diez primeros puestos mundiales de la lista publicada anoche en Londres por Restaurant Magazine, y dos de ellos –El Bulli, de Roses, y El Celler de Can Roca, de Girona– están entre los cinco mejores. En los premios, considerados como los Oscar de la gastronomía, Ferran Adrià conserva la supremacía indiscutible. Un jurado de más de 800 profesionales y expertos de los fogones ha reelegido por quinta vez, y cuarta consecutiva, a El Bulli como Mejor Restaurante del Mundo.


Andoni Luis Aduriz mantiene su Mugaritz, de Renteria (Guipúzcoa), en la cuarta posición, consolidándose como grande entre los grandes. El salto triunfal ha sido para la familia Roca, cuyo El Celler asciende desde el puesto 26° al quinto.


En la capital británica, entre un aluvión de felicitaciones, lo primero que hizo Joan Roca al conocer la noticia fue llamar a sus hermanos, Josep (sumiller) y Jordi (repostero). «Este es un premio al esfuerzo que hemos hecho todos», dijo. El reconocimiento internacional, que viene a sumarse a las dos estrellas Michelin que tiene el establecimiento, «no debería cambiar nada», añadió. «La línea está trazada y es sólida. Lo que se está valorando es el compromiso con el trabajo y la cocina que busca nuevos retos y nuevas lecturas».


Andoni Luis Aduriz andaba encantado con la «merecida» promoción de El Celler, y lo proclamaba con generosidad: «Para mí, Roca es uno de los mejores del mundo y era de justicia que estuviera entre los 10 primeros». La clasificación es, a su juicio, «realista y reconoce a los restaurantes de tendencia». «Es también una lista muy competitiva y me siento muy pequeño y muy privilegiado».

LA FAMILIA DE EL BULLI

Reunidos todos ellos en una alegre sobremesa, Ferran Adrià hablaba de Roca y de Aduriz como de «gente de la familia», porque ambos pasaron por El Bulli, aunque luego han desarrollado su propio estilo. El repetir en el podio el número 1 le hace sentirse como en «un sueño», dijo, y prometió celebrarlo «haciendo algo gordo». Su hermano Albert le acompañó en la ceremonia de entrega de los galardones, celebrada el Freemason’s Hall, en el barrio de Covent Garden.
«Yo soy el senior», decía, unido a la juerga, Juan Mari Arzak, el gran maestro de San Sebastián, que mantiene su restaurante en el puesto número 8 –«en tándem con mi hija Elena», aclaró– sin perder de vista las innovaciones.


«España se convierte en el país con más restaurantes en los puestos superiores de la lista», resaltaban los organizadores, clavando de nuevo la daga en las filas francesas más conservadoras. En el Top 100, Martin Berasategui aparece en el puesto 33° (baja cuatro plazas), el Asador Etxebarri ocupa la plaza 39ª (gana cinco puestos) y El Poblet de Denia también asciende al puesto 61°. Desaparecen, sin embargo, Can Fabes, de Sant Celoni, de Santi Santamaria. Akelare, de Pedro Subijana, en San Sebastián, y Sant-Pau, de Carme Ruscadella, en Sant Pol de Mar. H

1 comentario:

Mia dijo...

Un orgullo para todos!