jueves, 3 de enero de 2013

De Enrique Vila-Matas a Pablo d'Ors

No es la primera vez que me refiero a este texto, que figura en Dietario voluble, puesto que desde el primer momento me pareció un tanto inquietante. Es el siguiente:
Así es, si así nos parece. El mundo es una ilusión, un escenario en el que todos tenemos frases que decir y un papel que representar. Cierta clase de actores, al reconocer que están en una obra, seguirán actuando a pesar de todo; otra clase de actores, escandalizados de descubrir que están participando en una mascarada, tratarán de irse del escenario y de la obra. Los segundos se equivocan. Se equivocan porque fuera del teatro no hay nada, ninguna vida alternativa a la que uno pueda incorporarse. (…)
Me parece adecuado hablar del escenario en el que nos movemos, y me consta que hay gente capaz de hacer lo que sea por estar; lo que me inquieta es la afirmación de que fuera del escenario no hay nada. Pero si uno piensa en los parias se da cuenta de que sí que hay algo fuera del escenario. La casta de los parias no sólo está en la India, sino que los hay por todas partes del mundo. Y si los parias consiguen vivir fuera del escenario, también es posible que lo logren otros que se hayan apartado voluntariamente. ¿Se habrán equivocado con esa decisión?
El amigo del desierto, de la misma editorial, escrito por Pablo d'Ors, indaga en otra realidad de la vida, bastante alejada de cualquier escenario, como es la de la introspección. Ésta quizá sea la aventura más apasionante de la vida. No todo el mundo está dispuesto a encontrarse a sí mismo, no vaya a ser que se lleve una desagradable sorpresa al quitarse la máscara con la que participa en el teatro de la vida.
Para los amantes de las delicias espirituales, este libro del nieto de Eugenio d'Ors, como el resto de los suyos, responde a todas las expectativas que haya depositado en él.

No hay comentarios: