martes, 8 de marzo de 2016

Cuando seas padre comerás jamón

En épocas no tan lejanas se les decía eso a los hijos. En nuestros días no se les ocurriría a los padres.
A simple vista se aprecia que es una postura cargada de egoísmo. Una mirada más atenta demuestra que con ella se les transmitía a los menores la necesidad de ganarse las cosas. Se introducía en sus mentes la idea del esfuerzo como vía para alcanzar ciertas comodidades o privilegios. Si se observa la actitud de los jóvenes de hoy se comprueba que piensan que por el mero hecho de existir tienen derecho a todo.
Parecería que los padres tenían razón, pero no es así, porque al mismo tiempo que generaban la idea del esfuerzo inoculaban el ya citado egoísmo.
Pero los padres de hoy tampoco aciertan, porque al mismo tiempo que dan jamón a los hijos, deberían acostumbrarlos a usar su capacidad racional.
El ser humano es un animal racional y como animal tiene tendencia a adaptarse sin más a las distintas situaciones en que puede verse inmerso en su trayectoria vital. Si piensa, generalmente es porque se le ha presentado un escollo y debe superarlo. Su meditación no va más allá de este punto. Es como si un arquitecto que ha de hacer un edificio piensa en el modo de hacer lo más barato posible, sin que se caiga y aprovechar del modo que pueda los espacios, siempre pensando en el beneficio del promotor. Un arquitecto con inquietudes superiores intenta averiguar qué es lo que hace feliz al ser humano para diseñar una casa en la que pueda sentirse muy a gusto.
Del mismo modo, los padres deberían enseñar a los hijos a ir más allá de la función animal y meditar sobre las grandes preguntas de la vida. De este modo aprenderían a darse cuenta de que además de derechos tienen obligaciones.

5 comentarios:

eugenio dijo...

Creo que aciertas.
Un abrazo
Eugenio

Inma Capo dijo...


Estupendo y certero resumen de la educastración generalizada, que ha dado como resultado la sociedad en que vivimos y que haya tenido que surgir incluso una Asociación de Padres Maltratados por sus propios hijos, con más de 7.000 denuncias
al año.

Como dice el Juez Calatayud, lo mejor que se puede hacer para anular a una persona y convertirla en un delincuente es dárselo todo hecho y darle todo lo que pide. El resto del decálogo vale la pena leerlo. Yo lo he puesto en mi libro que presicamente habla alto y claro de este tema candente, entre otros que están destrozando nuestra sociedad.

Podeis descargar aqui la 1ª parte gratuita: www.instituto-pnl.com

Felicitaciones.

Isabel Barceló Chico dijo...

Educar es una tarea compleja y una gran responsabilidad. En mi opinión, el problema se generó hace unos años, cuando los padres/madres decidieron abdicar de su función educadora para convertirse en "colegas" de sus hijos. Eso es lo peor. Aquella criatura a la que no se le muestran los límites, es profundamente desdichada, crece desorientada y se pasará toda su vida yendo un poco más allá a ver cuando éncuentra ese límite. Y esos hijos mal educados de ayer son, a su vez, padres/madres con la responsabilidad de educar y sin saber cómo. En fin, un auténtico problema social.
Por cierto, en mi tierra se decía "Cuando seas padre, comerás dos huevos". Saludos cordiales.

PEDRO GPINTO dijo...

Sois muy jóvenes. En seis años de internado creo que comimos huevo poco más de dos veces. Huevos duros con las primeras latas grandes de tomate frito. Y lo que se decía era, 'Cuando seas Padre, comerás huevo'. Porque los curas sí que comían huevos.

Isabel, mi predecesora pone el dedo en la yema: Aquellos primeros hijos de las leyes (?) educativas (?????) ya son padres. Y llegó el acabóse.

amamajoxepi dijo...

Excelente!